Enoturismo

Ruta 1 De la Tarraco Romana a las bodegas Modernistas del Alt Camp

En la ciudad de Tarragona, recientemente declarada Patrimonio de la Humanidad, podremos visitar algunos de los edificios y monumentos que todavía hoy se conservan en buen estado de la época romana en la que Tarraco fue una de las ciudades más importantes de todo el Imperio. Esta visita a los restos romanos se puede combinar con un paseo por la Parte Alta y sus callejuelas sinuosas y estrechas, las plazas con encanto y la imponente Catedral. Después, un paseo por el barrio marinero de la ciudad, el Serrallo, nos permitirá conocer la gastronomía marinera con platos tradicionales como es el Romesco.

De Tarragona nos dirigiremos por carretera hacia la comarca del Alt Camp, una comarca con gran predominio de la viña en los pueblos que rodean Valls, su capital, una localidad mundialmente conocida como cuna de los Castells (torres humanas) y también por los Calçots, una comida típica que en las últimas décadas se ha popularizado. Una buena calçotada debe estar acompañada por los vinos de la zona y que el visitante podrá descubrir ya sea en bodegas cooperativas que a principios del siglo XX construyeron arquitectos modernistas como Cèsar Martinell o pequeñas bodegas particulares que apuestan decididamente por el enoturismo.

Bodegas con Visita Guiada en la zona

Adernats - Vinícola de Nulles, Nulles
Cooperativa de Vila-Rodona, Vila-rodona
Mas Vicenç, Cabra del Camp
Vinya Janine, Rodonyà
Mas Bella, Masmolets
Vins Padró, Bràfim
Vives Ambrós, Montferri
Estol Verd Celler, Rodonyà
Cellers Blanch, Puigpelat